Gastronomía

Comer insectos, una tendencia gourmet que crece en Europa y en Argentina

En Argentina ya se ofrecen comidas de ese tipo que aún esperan la aprobación en el Código Alimentario
martes, 30 de julio de 2019 · 00:00

Gusanos con ajo y finas hierbas o snacks de grillos con cebolla ahumada y salsa barbacoa forman parte de una tendencia de alimentos para consumo humano que crece en Europa y se acerca a la Argentina, donde ya se ofrecen comidas de ese tipo que aún esperan la aprobación en el Código Alimentario.

 

"Un kilo de harina de grillo no tiene nada que envidiar en composición proteica y vitamínica a su contraparte en carne vacuna, porcina o aviar", describió Daniel Caporaletti, biólogo y director del bioterio (ambiente de cría) de insectos Grillos Capos, ante una consulta de Télam.


La tendencia crece en Europa, donde los insectos están aprobados como alimentos por la Unión Europea (UE) desde 2018 y se venden, por ejemplo, en forma de snacks en España y muy pronto se ofrecerán hamburguesas de grillo en Bélgica.

 

En Argentina el tema alcanzó visibilidad en 2014, cuando Eugenia Alonso y Juan Turati, estudiantes de la universidad privada UADE, desarrollaron su proyecto de tesis sobre la harina de grillo.

 

Un año antes de la iniciativa de los estudiantes, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) había señalado que los insectos forman parte de la dieta de al menos 2.000 millones de personas.

 

En México y algunos países vecinos, es popular el consumo de hormigas, grillos y langostas, dentro de un menú que abarca a unas 19 variedades de insectos aptos para el consumo humano.

 

"Fue un modelo de experimentación que estuvo basado en el potencial proteico de los grillos", señaló Federico Prada, director de las licenciaturas en Biotecnología y Bioinformática de UADE, a Télam.

 

 

 

Más de